lunes, 8 de febrero de 2016

¡Milagro en Roma! Se invierte el descenso de peregrinos con la llegada de éstos para venerar las reliquias de dos santos tradicionales: San Pío de Pietrelcina y San Leopoldo Mandic

Transcribo tal cual, traducido por mí al español, el siguiente artículo publicado por Messa in Latino, por lo significativo del hecho que describe; a saber, que ha sido necesaria la presencia de dos santos que representan un estilo eclesial completamente opuesto al que hoy en día se nos vende oficialmente, para que, por fin, vuelvan los peregrinos al Vaticano, tras el notorio descenso que, ni el Año Jubilar Extraordinario de la Misericordia, habían logrado frenar:

¡Milagro en Roma: los peregrinos han vuelto!

Llegan San Pío de Pietrelcina y San Leopoldo Mandic y los católicos se movilizan: queda demostrado que no tienen miedo, y que el rebaño fiel venerara a dos santos que, hay que recordárselo a los olvidadizos, son lo opuesto al nuevo "estilo eclesial" que todos los medios de comunicación, a una, pretenden imponer a los incautos.

Pero los enemigos de Cristo y de su Iglesia cada vez que ven movilizarse a enormes multitudes durante un evento religioso católico... ¡se echan a temblar!

Tanto es así, que se "cocinó" rápidamente un artículo de prensa repugnantemente racista y discriminatorio contra los fieles, sobre el que preferimos mantener una digna reserva. [se refiere al que denominan "sórdido artículo" del diario "Tempi", titulado: "No se necesita al Isis: nuestro medievo está aquí con el Padre Pío"].

La crónica de estos radiantes días de oración romana dice que sólo en la mañana del 5 de febrero cinco mil fieles hicieron cola durante varias horas para rezar devotamente ante las reliquias de San Pío de Pietrelcina, el humilde fraile estigmatizado y su hermano capuchino San Leopoldo de Castelnuovo, expuestos en la basílica de San Salvatore in Lauro.

La agencia ANSA informó de que en la tarde del Viernes 5 de febrero, "veinte mil personas marcharon desde la iglesia de San Salvatore in Lauro a la basílica de San Pedro en el Vaticano". Según la "Repubblica", la procesión la componían veinticinco mil fieles. Algunos expertos también han afirmado que se espera que otros setenta mil fieles se desplacen para venerar a las dos santos cuyos cuerpos se expondrán en el interior de la Basílica de San Pedro del Vaticano hasta el próximo 11 de febrero. Un suspiro de alivio para los romanos, porque en este Año Santo extraordinario "era suficiente echar una ojeada para darse cuenta de que no había una gran afluencia de fieles. Los datos oficiales proporcionados por el Vaticano prueban, por el contrario, que con el inicio del Jubileo incluso se produjo un descenso" (Repubblica).

Por último, incluso la prensa más alérgica a los fenómenos devocionales -que recuerdan el verdadero propósito escatológico de la Iglesia, cuya mirada siempre debe ser dirigirse “ad coelestia desideria”-, han tenido que admitir que la presencia en Roma de los cuerpos de dos Santos capuchinos es... "un milagro real, incluso para los restauradores, hoteleros y muchos dependientes de las áreas alrededor del Vaticano, que en estos dos primeros meses del Año Santo han sufrido mucho debido a la bajísima afluencia de peregrinos" (Il fatto quotidiano).

El sábado 30 de enero, las calles de la ciudad eterna fueron recorridas por los católicos italianos que participaron, por su propia cuenta, en el emocionante y autoconvocado "Día de la Familia" en el Circo Máximo. Las noticias se relacionan idealmente con la llamada "conquista" Auditel por el "rosario enviado en directo desde Lourdes... En ese momento el 'share' de la red aumentó clamorosamente... sin especiales esfuerzos de quien lo dirigía -desde la famosa gruta durante la media hora del Rosario-. Otra señal de que -será por el acto, será por el público- la religión en televisión funciona. No sólo en TV2000" (Corriere della Sera).

Por no hablar de la extraordinaria e inesperada participación de los fieles en la apertura de la Puerta Santa de las diversas diócesis italianas, de la cual también hablamos a fondo.

Realidad que legítimamente hace pemnsar en la auto-reafirmación del ADN católico, demostrando de forma incontrovertible que los fieles tienen sed y hambre de "sacrum": una Iglesia realmente pobre, sencilla y rica en espiritualidad como fue la vida de los dos santos capuchinos que estos días están atrayendo milagrosamente a miles de peregrinos a Roma. Fotos: Repubblica ( 1-2) y Agensir.it ( 3-4-5). MiL.

domingo, 7 de febrero de 2016

Fotos de la bendición, procesión de las candelas y Santa Misa Tridentina de la fiesta de la Purificación de la Virgen María (Candelaria) y de la bendición de las gargantas en la fiesta de San Blas en Oxford (Reino Unido)

Estas imágenes fueron tomadas el pasado martes 2 de febrero, durante la bendición de las velas, procesión de las candelas y Santa Misa Tridentina de la fiesta de la Purificación de la Santísima Virgen María (Candelaria), oficada por el P. John Saward en la iglesia de los Santos Gregorio y Agustín, en Oxford (Reino Unido). La parte musical corrió a cargo del coro local de ocho miembros Schola Abelis. Asimismo, las tres últimas fotos fueron tomadas durante la bendición de las gargantas de los fieles -con las velas bendecidas el día anterior-, después de la Santa Misa Tridentina de la fiesta de San Blas, celebrada al día siguiente, el pasado miércoles 3 de febrero. Fotos: D. Joseph Shaw. LMS Chairman.

viernes, 5 de febrero de 2016

Entrevista íntegra en español a Mons. Athanasius Schneider: situación actual de la FSSPX, participación femenina en la Misa, el Mandatum, la consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María, "Summorum Pontificum" y los obispos antipastorales


La semana pasada Rorate Caeli entrevistó a Su Excelencia el obispo Athanasius Schneider, uno de los prelados que trabajan de forma más visible en la restauración de la fe tradicional y de la Misa en latín, sobre varios temas.

En esta extensa entrevista, Su Excelencia se explaya de forma reflexiva sobre puntos críticos para la Iglesia en este tiempo de gran crisis. Lean la entrevista completa para no perderse lo que Su Excelencia piensa sobre la situación actual de la FSSPX (Fraternidad Sacerdotal San Pío X), la participación femenina en la Misa y el lavatorio de los pies a las mujeres, si alguna vez Rusia ha sido realmente consagrada al Inmaculado Corazón de María, sobre "Summorum Pontificum" y los obispos antipastorales, y mucho, mucho más.

IGLESIA POSTSINODAL Y NO CREYENTES DE LA JERARQUÍA

Rorate Caeli: Durante algún tiempo no sabremos cuál será el impacto legal que el reciente sínodo tendrá en la Iglesia, ya que el siguente paso depende del Papa. Con independencia del resultado, y a todos los efectos, ¿no hay ya un cisma en la Iglesia? Si lo hay, ¿qué significa a efectos prácticos? ¿De qué manera se hará patente entre los feligreses católicos de a pie?

S.E. Schneider: Cisma significa, de acuerdo con la definición del Código de Derecho Canónico, can. 751: «Rechazo a la sujeción al Sumo Pontífice o de la comunión con los miembros de la Iglesia sometidos al Sumo Pontífice». Debe distinguirse entre la fe defectuosa o herejía, y el cisma. De hecho, la fe defectuosa o herejía es un pecado mayor que el cisma, como afirmaba Santo Tomas de Aquino: «La infidelidad [increencia] es un pecado cometido contra Dios mismo, en cuanto que Él es en sí mismo la Verdad primera en que se funda la fe; mientras que el cisma se opone a la unidad eclesiástica, que es un bien menor que Dios mismo. Por ese motivo el pecado de increencia genéricamente es más grave que el pecado de cisma» (II-II, c.39, a.2 r.).

La verdadera crisis de la Iglesia en nuestros días consiste en
el fenómeno creciente de aquellos que no creen plenamente o no profesan íntegramente la fe católica, que frecuentemente ocupan puestos estratégicos en la vida de la Iglesia, como catedráticos de Teología, educadores de seminarios, superiores religiosos, párrocos e incluso obispos y cardenales. Y estas personas con fe defectuosa se manifiestan como sometidos al Papa.

El colmo de la confusión y el absurdo se manifiesta cuando tales clérigos semi-herejes acusan de estar contra el Papa a quienes defienden la pureza y la integridad de la fe católica —de ser, de alguna manera, cismáticos, según su opinión
. Para los simples católicos de a pie, tal situación de confusión es una verdadera prueba para su fe en la indestructibilidad de la Iglesia. Deben aferrarse a la integridad de su fe de acuerdo con las verdades católicas inmutables, que hemos recibido de nuestros antepasados, y que encontramos en los catecismos tradicionales y en las obras de los Padres y Doctores de la Iglesia.

Rorate Caeli: Hablando del católico medio, ¿qué tendrá que afrontar ahora el párroco medio, con lo que no tuviera que enfrentarse antes del sínodo? ¿Qué presiones, tales como el lavatorio de los pies a mujeres el Jueves Santo, a ejemplo de Francisco, abrumarán a los párrocos más incluso de lo que ya lo están?

S.E. Schneider
:
Un párroco católico medio debería conocer bien el significado inmutable de la fe católica, así como el eterno sentido de las leyes litúrgicas católicas y, por ello, tener convicción y firmeza interior. Debería tener siempre presente el principio católico del discernimiento: «Quod semper, quod ubique, quod ab omnibus”», i.e., lo que ha sido creído y practicado siempre, por todos y en todas partes. 

Las categorías «siempre, en todas partes y por todos» no deben entenderse en sentido aritmético, sino en sentido moral. Un criterio concreto para el discernimiento es éste: "Este cambio en una definición doctrinal, en una costumbre
pastoral o litúrgica, ¿constituye una ruptura con el centenario, o incluso milenario, pasado? ¿Y realmente esta innovación hace que la fe brille con más fuerza y claridad? Esta innovación litúrgica, ¿nos acerca más a la santidad de Dios, o pone de manifiesto de manera más bella y profunda los divinos misterios? Esta innovación disciplinar, ¿realmente hace que aumente el celo por la santidad de vida? 

En lo referente a la innovación de lavar los pies a mujeres durante la Santa Misa de la Última Cena en Jueves Santo: en esta Santa Misa se celebra la conmemoración de la institución de la Eucaristía y del Sacerdocio.
Por lo tanto, lavar los pies a mujeres junto con hombres no sólo distrae del foco principal de la Eucaristía y el Sacerdocio, sino que también genera confusión en torno al simbolismo histórico de «los doce» y de la condición masculina de los Apóstoles. La tradición universal de la Iglesia nunca ha permitido el lavatorio de los pies durante la Santa Misa, sino en una ceremonia especial fuera de la misma.

Por cierto, lavar
públicamente, y normalmente también besar, los pies de una mujer por parte de un hombre, en nuestro caso de un sacerdote u obispo, es considerado indecoroso, y hasta indecente, por cualquier persona con sentido común de cualquier cultura. Demos gracias a Dios de que ningún sacerdote u obispo esté obligado a lavar públicamente los pies a mujeres el Jueves Santo, ya que no hay ninguna norma que obligue a ello y porque el mismo lavatorio sólo es facultativo.

LA FRATERNIDAD SACERDOTAL SAN PÍO X (FSSPX)

Rorate Caeli: La Fraternidad Sacerdotal de San Pío X (FSSPX) constituye una situación atípica en la Iglesia. ¿Por qué cree Su Excelencia que tantos católicos tienen miedo a la FSSPX, o les inquieta cualquier relación con ella? Por lo que Su Excelencia ha podido observar, ¿qué dones considera que la FSSPX puede aportar a la Iglesia convencional?

S.E. Schneider: Cuando alguien o algo es insignificante y débil, no da miedo a nadie. Quienes temen a la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X, lo que temen, básicamente, son las verdades católicas inmutables y sus exigencias en la esfera moral y litúrgica. 

Al observar el esfuerzo de la FSSPX por creer, celebrar el culto y vivir moralmente como lo hicieron durante milenios nuestros antepasados y los santos más conocidos,
la vida y la labor de estos sacerdotes y fieles católicos debe considerarse como un don para la Iglesia de nuestros días —incluso como uno de los muchos instrumentos de los que se vale la Divina Providencia para remediar la gravedad de la actual crisis de fe, moral y litúrgica en la Iglesia

Aun así, en algunos sectores de la FSSPX hay
, como ocurre en toda sociedad humana, personalidades excéntricas. Tienen un método y una mentalidad que carecen de justicia y caridad, y en consecuencia, también del verdadero sentire cum ecclesia, corriendo el riesgo de autocefalia doctrinal y de ser la última instancia judicial en la Iglesia. Sin embargo, por lo que sé, la parte sana se corresponde con la parte mayoritaria de la FSSPX, y considero a su Superior General, Su Excelencia Monseñor Bernard Fellay, como un verdadero y emplar obispo católico. Hay esperanzas de un reconocimiento canónico de la FSSPX.

EL SÍNODO Y LA PAPOLATRÍA

Rorate Caeli: Volviendo al Sínodo, si nos centramos en la Tradición, ¿cree Su Excelencia que los cambios en la Liturgia romana postconciliar han contribuido a la actual crisis de la Iglesia, del matrimonio, de la familia y de la moral social en general?

S. E. Schneider: Yo no afirmaría tal cosa de esa manera. De hecho, la causa real de la actual crisis de la Iglesia, la crisis del matrimonio, de la familia y de la moral en general, no es la reforma litúrgica, sino las deficiencias en la fe, el relativismo doctrinal, del que deriva el relativismo moral y litúrgico. Porque, si creo de forma deficiente, tendré una vida moral deficiente y daré culto a Dios de manera deficiente e indiferente. Es necesario restaurar primero la nitidez y la firmeza de la doctrina de la fe y la moral a todos los niveles y, a partir de ahí, comenzar a corregir la liturgia. La integridad y belleza de la fe exigen la integridad y belleza de la propia vida moral, que a su vez exige la integridad y belleza del culto público.

Rorate Caeli: Siguiendo con el Sínodo, está claro para quienes tienen ojos en la cara, que el Papa Francisco produjo confusión en vez de claridad en el procedimiento del Sinodo, alentando un giro hacia la ruptura al elevar el papel de los Cardenales Kasper y Danneels, del Arzobispo Cupich, etc. ¿Cuál es la actitud correcta que un católico debería adoptar hacia el Papa en estos tiempos turbulentos? ¿Los católicos están obligados a dar a conocer sus puntos de vista y “resistir”, como dijo el Cardenal Burke el año pasado en una entrevista que le hicimos, incluso cuando sus opiniones sean críticas con el Papa?

S. E. Schneider: A lo largo de varias generaciones, hasta nuestros días, ha reinado en la vida de la Iglesia una especie de “Papa-centrismo” o de “papolatría“ que es indudablemente excesiva en comparación con la visión moderada y sobrenatural del pasado hacia la persona del Papa y la veneración que se le debía tributar. Esa actitud tan exagerada hacia la persona del Papa genera en la práctica una abusiva y mala interpretación teológica del dogma de la infalibilidad papal.

Si el Papa pidiera a toda la Iglesia que hiciese algo que menoscabara directamente una verdad divina inmutable o un Mandamiento divino, cualquier católico tendría derecho a corregirle con el debido respeto, movido por la reverencia y amor por el sagrado oficio y la persona del Papa. La Iglesia no es propiedad privada del Papa. El Papa no puede decir “la Iglesia soy yo, como hizo el monarca francés Luis XIV cuando dijo: “L’État c’est moi” [el Estado soy yo]. El Papa es sólo el Vicario, no el sucesor de Cristo.

La preocupación por la pureza de la fe es asunto, en definitiva, de todos los miembros de la Iglesia, que es Una y un único organismo vivo. En los primeros tiempos, antes de confiar a alguien el ministerio sacerdotal o episcopal, se preguntaba a los fieles si podían garantizar que el candidato tenía una fe recta y una conducta moral elevada. El antiguo Pontificale Romanum dice: “Tanto el capitán de un barco, como sus pasajeros, tienen los mismos motivos para sentirse seguros o en peligro durante un viaje, por lo que deben ser del mismo parecer en sus intereses comunes”. El Concilio Vaticano II fue el que animó mucho a los fieles laicos a contribuir al auténtico bien de la Iglesia, fortalecimiento la fe.

Creo que, en un momento en el que gran parte de quienes ejercen el ministerio del Magisterio son negligentes en su deber sagrado, el Espíritu Santo llama hoy, especialmente a los fieles, a llenar el vacío y defender valientemente, con un auténtico “sentire cum ecclesia“,  la fe Católica.

TRADICIÓN Y SUS ENEMIGOS DE DENTRO

Rorate Caeli: ¿Es el Papa la medida de la Tradición, o él es medido por la Tradición? Y, ¿deberían rezar los fieles católicos para que llegue pronto un Papa tradicional?

S. E. Schneider: Ciertamente, el Papa no es la medida de la Tradición, sino todo lo contrario. Siempre debemos tener presente la siguiente enseñanza dogmática del Concilio Vaticano I: La función de los sucesores de Pedro no consiste en dar a conocer una nueva doctrina, sino en vigilar y exponer fielmente el depósito de la fe transmitida por los Apóstoles (cf. Constitutio Dogmatica Pastor Aeternus, cap. 4).

En el cumplimiento de una de sus tareas más importantes, el Papa ha de esforzarse para que “A fin de que, apartado todo el rebaño de Cristo del pasto venenoso del error, sea alimentado con el manjar saludable de la doctrina celestial” (Concilio Vaticano I, ibíd.). La siguiente expresión, que se usa desde los primeros siglos de la Iglesia, es una de las definiciones más notables del ministerio Papal, y debe hacerla propia, de alguna manera, cada Papa: Adhiriéndonos fielmente a la Tradición recibida desde el origen de la religión Cristiana (Concilio Vaticano I, ibíd.).

Siempre debemos orar para que Dios provea a Su Iglesia con Papas tradicionales. Sin embargo, tenemos que creer estas palabras: No os corresponde conocer el tiempo y ocasiones que el Padre ha  fijado con su propia autoridad” (Hch 1:7).

Rorate Caeli: Sabemos que hay muchos obispos y cardenales –posiblemente la mayoría– que quieren cambiar el lenguaje doctrinal de la Iglesia y la antigua disciplina, con las excusas del “desarrollo de la doctrina” y la “compasión pastoral”. ¿Qué falla en sus argumentos?

S. E. Schneider: Expresiones como “desarrollo de la doctrina” y “compasión pastoral” suelen ser, en realidad, un pretexto para cambiar la enseñanza de Cristo, y contra su sentido e integridad perennes, tal y como los Apóstoles la habían transmitido a toda la Iglesia, y que fue preservada fielmente a través de los Padres de la Iglesia, de las enseñanzas dogmáticas de los Concilios Ecuménicos y de los Papas.

En definitiva, esos clérigos quieren otra Iglesia, e incluso otra religión: una religión naturalista, que se adapte al signo de los tiempos. Tales clérigos son verdaderos lobos con piel de cordero, coqueteando frecuentemente con el mundo. No pastores valientes, sino más bien conejos cobardes.

EL PAPEL DE LA MUJER EN LA IGLESIA

Rorate Caeli: Hoy en día oímos mucho sobre el rol de la mujer en la Iglesia –el famoso “genio femenino”. Obviamente, las mujeres han desempeñado un papel fundamental en la Iglesia desde el principio, comenzando por la Bienaventurada Virgen María. Pero litúrgicamente, Cristo dejó Su posición meridianamente clara, tal y como lo hicieron los Papas preconciliares. ¿Cree Su Excelencia que la participación femenina en la liturgia, tanto las mujeres que toman parte en la Misa Novus Ordo, como las niñas monaguillos, ha jugado en la Iglesia un papel positivo o negativo en las últimas cuatro décadas?

S. E. Schneider: No hay ninguna duda sobre el hecho de que la participación femenina en los servicios litúrgicos en el altar (leyendo el sermón, acolitando o distribuyendo la Sagrada Comunión) representa una ruptura radical con toda la tradición universal de la Iglesia. Por tanto, tal práctica es contraria a la Tradición Apostólica.

La mencionada práctica ha dado a la liturgia de la Santa Misa un matiz claramente protestante y el aspecto de una reunión informal de oración o un evento catequético. Esta práctica es claramente contraria a las intenciones de los Padres del Concilio Vaticano II, y no hay la más mínima indicación en ese sentido en la Constitución sobre la Sagrada Liturgia.

LA SANTA MISA TRADICIONAL

Rorate Caeli: Su Excelencia es ampliamente conocido por celebrar la Santa Misa tradicional en muchos lugares alrededor del mundo. ¿Cuál es la lección más profunda que Vuestra Excelencia ha aprendido de decir la Misa en latín, como sacerdote y como obispo, que otros sacerdotes y obispos puedan esperar obtener por decir la Misa tradicional ellos mismos?

S. E. Schneider: Las lecciones más profundas que he aprendido de la celebración de la forma tradicional de decir Misa es esto: Yo sólo soy un pobre instrumento de lo sobrenatural y de una acción sagrada superior, cuyo celebrante principal es Cristo, Sumo y Eterno Sacerdote. Siento que durante la celebración de la Misa pierdo, en cierto sentido, mi libertad individual, por las palabras y los gestos que son prescritos incluso en sus más mínimos detalles, y no soy capaz de deshacerme de ellos. Siento en lo más profundo del corazón que sólo soy un siervo y un ministro que, aunque con libre albedrío, con fe y amor, no hago mi voluntad, sino la voluntad de Otro.

El más que milenario y tradicional antiguo rito de la Santa Misa, que ni siquiera el Concilio de Trento cambió, porque el Ordo Missae antes y después de este Concilio era casi idéntico, proclama y evangeliza poderosamente la Encarnación y la Epifanía del indescriptible, santo e inmenso Dios, que en la liturgia como “Dios con nosotros” o como “Emmanuel,” se hace tan pequeño y tan cercano a nosotros. El rito tradicional de la Misa es una muy elaborada y, al mismo tiempo, poderosa proclamación del Evangelio, haciendo realidad la obra de nuestra salvación.

Rorate Caeli: Si el Papa Benedicto está en lo correcto al decir que actualmente el Rito Romano (aunque parezca raro) existe en dos formas en lugar de sólo en una, ¿por qué aún no se exige a todos los seminaristas estudiar y aprender la Santa Misa tradicional en latín, como parte de su formación en el seminario? ¿Cómo puede ser que un sacerdote diocesano del rito latino no conozca ambas formas del rito de su Iglesia? Y ¿cómo pueden denegar a tantos católicos los sacramentos y la Santa Misa por el Rito tradicional si es igual a la otra forma?

S. E. Schneider: De acuerdo con las intenciones del Papa Benedicto XVI y de las claras normas de la Instrucción “Universae Ecclesiae”, todos los seminaristas católicos tienen que conocer la forma tradicional de la Santa Misa y saber celebrarla. El mismo documento dice que esta forma de Misa es un tesoro para toda la Iglesia –es decir, para todos los fieles–.

El Papa Juan Pablo II hizo un llamamiento urgente a todos los obispos para que acogieran generosamente el deseo de los fieles en lo referente a la celebración de la forma tradicional de la Santa Misa. Cuando los clérigos y obispos obstruyen o restringen la celebración de la Misa tradicional, no obedecen lo que dice el Espíritu Santo a la Iglesia, y actúan de una manera muy anti-pastoral. Se comportan como si fuesen los propietarios del tesoro de la liturgia, que no les pertenece, ya que sólo son sus administradores.

Al negar la celebración de la Misa tradicional o al obstruirla y discriminarla, se comportan como un administrador infiel y caprichoso que –contrariamente a las instrucciones del dueño de la casa– mantiene la despensa bajo llave como una malvada madrastra que da a los niños poca comida. Tal vez estos clérigos tienen miedo del gran poder de la verdad que irradia la celebración de la Misa tradicional. Uno podría comparar la Misa tradicional con un león: libéralo y se defenderá él solo.

RUSIA AÚN NO ESTÁ CONSAGRADA EXPLÍCITAMENTE

Rorate Caeli: Hay muchos ortodoxos rusos donde Su Excelencia vive. ¿Ha preguntado Alexander de Astana u otros del Patriarcado de Moscú, Vuestra Excelencia, sobre el reciente Sínodo o sobre lo que le está pasando a la Iglesia bajo Francisco? ¿Les preocupa siquiera llegados a este punto?

S. E. Schneider: Los prelados ortodoxos con los que tengo contacto, generalmente no están bien informados sobre la actualidad interna o los conflictos de la Iglesia Católica. Al menos nunca han hablado conmigo acerca de tales cuestiones. A pesar de que no reconocen la primacía jurisdiccional del Papa, sin embargo ven en el Papa el primer ministerio en la jerárquía de la Iglesia, desde el punto de vista del orden protocolario.

Rorate Caeli: Sólo falta un año para el centenario de Fátima. No se puede mantener que Rusia fuera consagrada al Inmaculado Corazón de María y no ha sido convertida en absoluto. La Iglesia, aunque sin mácula, se encuentra en completo desorden –puede que incluso peor que durante la herejía arriana. ¿Empeorarán aún más las cosas antes de que comiencen a mejorar? ¿Y cómo deberían prepararse los auténticos fieles católicos para lo que se les viene encima?

S. E. Schneider: Tenemos que creer firmemente: la Iglesia no es nuestra, ni del Papa. La Iglesia es de Cristo y sólo Él la sostiene y dirige indefectiblemente, incluso en los periodos más oscuros de crisis, como, de hecho, es la situación actual.

Esto demuestra el carácter divino de la Iglesia. La Iglesia es esencialmente un misterio, un misterio sobrenatural, y no podemos acercarnos a Ella como lo haríamos a un partido político o a una sociedad meramente humana. Al mismo tiempo, la Iglesia es humana y actualmente tiene que soportar una dolorosa pasión en su vertiente humana, que es a su vez una participación en la Pasión de Cristo.

Puede pensarse que la Iglesia actual está siendo flagelada como lo fue Nuestro Señor; que está siendo despojada como lo fue Nuestro Señor, en la décima estación del Viacrucis. La Iglesia, nuestra Madre, está siendo maniatada no sólo por los enemigos de Cristo, sino también por algunos de sus colaboradores en las filas del clero, e incluso a veces del alto clero.

Todos los hijos buenos de la Madre Iglesia, como valientes soldados, tenemos que intentar liberar a nuestra Madre con armas espirituales: defendiendo y proclamando la verdad, promocionando la Liturgia tradicional, con la adoración eucarística, con la cruzada del Santo Rosario, luchando contra el pecado en la vida privada y esforzándonos en lograr la santidad.

Debemos rezar para que pronto el Papa consagre explícitamente Rusia al Inmaculado Corazón de María. Entonces Ella triunfará, tal y como la Iglesia ha rezado desde tiempos inmemoriales: “Alégrate, Virgen María, tú sola has destruido todas las herejías del mundo entero”. (Gaude, Maria Virgo, cunctas haereses sola interemisti in universo mundo).

[Traducción: CATHOLICVS, a partir del artículo original, en inglés, publicado por Rorate Caeli. La negrita ha sido respetada tal cual aparece en el texto original].

jueves, 4 de febrero de 2016

Reportaje fotográfico: sacerdote mostense oficia la solemne Santa Misa Tridentina de la fiesta de San Francisco de Sales organizada por Juventutem en Londres (Reino Unido)

El pasado viernes 29 de enero, festividad de San Francisco de Sales, Obispo, Confesor y Doctor de la Iglesia, a las 19:30 horas, el P. Stephen Morrison, Ord. Praem., ofició la solemne Santa Misa Tridentina en la iglesia de Santa María Moorfields de Londres (Reino Unido), donde es capellán del grupo parroquial de jóvenes adultos, a la que pertenecen estas imágenes. La ceremonia, organizada por Juventutem Londres y la Sociedad de la Misa en Latín de Inglaterra y Gales, contó con la presencia del P. Ian Verrierr, Fssp, capellán del grupo de Juventutem Reading, y del P. Cyril Law, cofundador de la Federación Juventutem y oficiante habitual del grupo londinense, que actuaron como diácono y subdiácono, respectivamente. Cabe destacar que estos tres sacerdotes fueron ordenados en los últimos dieciocho meses. Nótese el uso del bonete blanco por parte del oficiante, propio de los Mostenses. En la parte musical, fueron interpretadas la Missa o quam gloriosum, de Tomás Luis de Victoria; Benedic anima mea, de Claudin de Sermisy; y Caro mea, de Mathieu Gascongne. Tras el Santo Sacrificio, hubo un encuentro de jóvenes de entre 18 y 35 años en los salones parroquiales. Fotos: D. John Aron.

miércoles, 3 de febrero de 2016

Imágenes de la primera Santa Misa Tridentina de la fiesta de la Purificación de la Santísima Virgen María (Candelaria) oficiada en más de medio siglo en una parroquia de Roslyn, Long Island (EE.UU.)

Estas imágenes fueron tomadas ayer, 2 de febrero, festividad de la Purificación de la Santísima Virgen María o Candelaria, durante la bendición, reparto y procesión de las candelas, y la Santa Misa Tridentina oficiada por el P. John J. McCartney en la iglesia de Santa María de la localidad de Roslyn, en el condado de Nassau, Long Island, Nueva York (EE.UU.), de la que es párroco, donde es oficiada mensualmente con gran presencia de fieles jóvenes y niños. Se trata de la primera vez que esta fiesta se celebra en esta parroquia según los Libros Litúrgicos tradicionales en más de 50 años.

martes, 2 de febrero de 2016

Fotografías de la solemne Santa Misa Tridentina de Réquiem oficiada por el eterno descanso del alma de S. M. el Rey Luis XVI en París (Francia)

Como en convocatorias anteriores (ver aquí y aquí), desde hace veintitrés años -desde el bicentenario en 1993-, el pasado jueves 21 de enero, coincidiendo con el CCXXIII Aniversario del asesinato de S. M. el Rey Luis XVI de Francia, fue oficiada la solemne Santa Misa Tridentina de Réquiem por el eterno descanso del alma del monarca, ante un buen número de fieles, en la iglesia de San Eugenio y Santa Cecilia de París (Francia), a la que pertenecen estas imágenes. En la parte musical fue interpretada la "Misa de Réquiem para cinco voces", también conocida como "de los Reyes de Francia", de Eustache du Caurroy (1549-1609), maestro de capilla del S. M. el Rey Enrique IV, que fue interpretada por primera vez durante el funeral de este Rey en 1610, y que posteriormente se usó en todos los entierros reales en la abadía de San Denis hasta la Revolución Francesa. Al finalizar la Santa Misa se procedió a dar la absolución al catafalco, sobre el cual reposaba una corona, preparado a tal efecto para la ocasión, como puede apreciarse en la última imagen. Fotos: Fanny B. Liturgia.

lunes, 1 de febrero de 2016

La Santa Sede ha aprobado definitivamente las Constitutiones del Instituto de Cristo Rey Sumo Sacerdote

El pasado viernes 29 de enero, festividad de San Francisco de Sales, Obispo, Confesor y Doctor de la Iglesia, las Constituciones del Instituto de Cristo Rey Sumo Sacerdote (ICRSS) fueron aprobadas definitivamente por la Santa Sede. Coincidiendo con el XXV aniversario de su fundación, y en el día de uno de sus patrones, la Pontificia Comisión 'Ecclesia Dei' aprobó definitivamente las Constituciones de este Instituto de canónigos seculares, como se muestra en el "rescriptum", en latín, firmado por S. E. R. Gerard S.R.E. Card. Müller, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y Presidente de la Pontificia Comisión 'Ecclesia Dei', con la que abro esta entrada. Mis más sinceras felicitaciones al Instituto, y especialmente al canónigo D. Raúl Olazábal Palou, ICRSS, por la gran labor que ejerce en España en pro de la Liturgia tradicional.

domingo, 31 de enero de 2016

Fotos de la Santa Misa Tridentina en defensa de la Familia y la Civilización Cristiana oficiada antes de la multitudinaria Manifestación del "Family Day 2016" contra la Ley Cirinnà en Roma (Italia)

Como todo el mundo sabe, ayer, sábado 30 de enero, tuvo lugar en Roma (Italia) una multitudinaria manifestación por el Día de la Familia 2016, a la que asistieron millones de personas, para protestar contra la propuesta de ley -la llamada Ley Cirinnà, por el nombre de la senadora del partido del Primer Ministro de Italia que la ha propuesto- que se debatirá el próximo martes 2 de febrero en el Parlamento italiano, por la que se pretenden reconocer legalmente las uniones entre personas del mismo sexo en el país, así como la adopción por parte de estas parejas, cuando el niño es hijo de uno de los dos miembros de la misma. Mientras esto ocurría, en el Vaticano se celebraba la primera Audiencia General extraordinaria -o Jubilar- por el Año de la Misericordia, sin que allí hubiera la más mínima mención a dicha manifestación, ni palabra alguna contra la inicua ley que se debate.

Expuesto lo anterior, cabe destacar que entre los eventos que formaban parte de las celebraciones del Día de la Familia, a las 12:00 horas fue oficiada la Santa Misa Tridentina, en defensa de la familia y de la civilización cristiana -a la que pertenecen estas imágenes-, en la basílica de San Nicola in Carcere, junto al Foro Boario y a 500 metros del Circo Máximo -donde se celebró la gran manifestación-, con gran asistencia de fieles, que abarrotaron el templo hasta los últimos bancos, entre los que se contaban los feligreses de la Parroquia Personal de la Santísima Trinidad de los Peregrinos, que junto a los miembros de la Fraternidad Sacerdotal de San Pedro, a cuyo cargo está dicha parroquia, partieron de la plaza de Santa Ana, a las 11:30 horas, para participar en esta celebración, organizada por la Coordinadora Nacional de Summorum Pontificum (CNSP o Coordinamento Nazionale del Summorum Pontificum, en italiano).

Nótese que, como ocurre en la Basílica de San Pedro del Vaticano y en otras antiguas basílicas romanas, el oficiante mira "ad Orientem", quedando de cara a los fieles, pese a tratarse del Rito Romano tradicional, en el que habitualmente tanto el sacerdote como éstos miran en la misma dirección.

Las últimas tres fotografías muestran una panorámica del Circo Máximo abarrotado de manifestantes, así como un grupo de jóvenes sacerdotes y otro de frailes, de los que destaca el uso del azlzacuellos y del traje talar, que contrasta con el abandono que, de los mismos, han hecho muchos sacerdotes, fundamentalmente mayores de 60 años, contrariamente a lo que estipula la ley de la Iglesia sobre la vestimenta de los clérigos. MiL.

sábado, 30 de enero de 2016

Fotos de la Santa Misa Prelaticia en el Rito Romano tradicional y consagración de cálices por el obispo de Coira en el seminario de la FSSP en Wigratzbad, Baviera (Alemania)

Como ya viene siendo habitual cada año, S. E. Mons. Vitus Huonder, obispo de Coira (Suiza), visitó el pasado miércoles 27 de enero, fiesta de San Juan Crisóstomo, Obispo, Confesor y Doctor de la Iglesia, el seminario de San Pedro en Wigratzbad, Baviera (Alemania), donde ha oficiado la Santa Misa Prelaticia, en el Rito Romano tradicional, y consagrado los cálices de los futuros sacerdotes de la Fraternidad Sacerdotal de San Pedro, como se aprecia en las imágenes que abren esta entrada. Seminario de San Pedro - Wigratzbad.